En un cálido ambiente de convivencia deportiva y familiar, continúa desarrollándose aquí en la Perla de Bajío, el LXIII Campeonato Nacional e Internacional Abierto Mexicano de Ajedrez, León 2017. 

En el aspecto competitivo, la lucha ha sido ardua en todos los tableros, pero especialmente en las primeras mesas de la categoría Internacional y, por supuesto, en las infantiles. Las principales partidas se pueden ver en el sitio de Internet Chess 24, las que también están siendo analizadas en tiempo real por un equipo de expertos mexicanos, cubanos y españoles.

Lo que más ha llamado la atención de los asistentes, además de la numerosa concurrencia de jugadores, con un total de 1,268, sumadas las categorías de adultos, adultos mayores, damas, jóvenes y niños, son las actividades paralelas que se han realizado, en las que participan tanto competidores como padres de familia y acompañantes.

Por la mañana de este viernes 14 de abril hubo una conferencia sobre la Historia del ajedrez en México, que contó con la activa participación de los asistentes quienes formularon preguntas e hicieron comentarios que enriquecieron lo expuesto. También el maestro internacional Javier Ochoa, presidente de la Federación Española de Ajedrez y, a la vez, presidente de la Confederación Iberoamericana de la especialidad, ofreció una exhibición de partidas simultáneas a niños y adultos, con un resultado de 22 victorias para el oferente y tres tablas, obtenidas por Eduardo Aguilar Monterrosas, presidente de la Asociación de Ajedrez de Coahuila, Francisco Hernández, de Zacatecas, y Juan Alberto Sánchez. De esta exhibición, fungió como juez el árbitro nacional Alan Pastor, originario del Estado de Guerrero.

Por la tarde hubo competencias de relevos, con una gran participación de niños, aficionados y padres de familias, así como un torneo de apertura obligada.

En las mesas contiguas, maestros de ajedrez, instructores y entrenadores, analizaron las partidas de los niños que salían de los salones de competencias, lo que, según opinión de varios de ellos, les dejó valiosas enseñanzas.  

Pero los asistentes no sólo participaron en las actividades ajedrecísticas formales, sino que también es posible ver a niños, papás e incluso competidores, jugar futbol en los prados adyacentes a las instalaciones del hotel sede, en un agradable ambiente de convivencia familiar.

Por la noche del jueves y del viernes hubo torneos de ajedrez blitz (de cinco minutos para cada jugador). En el del jueves participaron 40 competidores, pero el viernes, más de cien, quienes lucharon por una atractiva premiación destinada al primero, segundo y tercer lugar.

Por la mañana de este sábado continuaron las competencias formales en todas las categorías, así como las conferencias para los padres de familia, las exhibiciones de partidas simultáneas y los análisis de sus partidas a los niños que salían de los salones de juego. El maestro internacional Raúl Ocampo Vargas, se enfrentó a 12 oponentes y lo mismo hizo el maestro internacional Ramón Huertas.

En un espacio contiguo, el periodista Arturo Xicoténcatl Rentería dio una conferencia sobre el Ajedrez como lucha. “El ajedrez proporciona un método, enseña a pensar antes de actuar. Desarrolla el pensamiento independiente y la toma de decisiones como lucha. Pero lo más importante es que hace felices a quienes lo practican”, dijo. Luego ilustró sus afirmaciones recordando la famosa leyenda del sabio hindú Sissa, inventor del chaturanga, antecedente del ajedrez actual, quien, al pedir un grano de trigo para la primera casilla del tablero, dos para la segunda, cuatro para la tercera y así sucesivamente, dio una lección de humildad a su soberano, quien había ofrecido otorgarle lo que pidiera, resultando que la suma de trigo necesaria para cumplir la promesa era imposible reunir. También se refirió a la importancia de la condición física para poder competir en ajedrez, dado el extraordinario esfuerzo que requiere. Pero, además, agregó, “requiere el aprendizaje de su técnica y sobre todo madurez agonal, lo que se consigue con la práctica. El ajedrez es una de las actividades más dinámicas y lo más importante es que los niños que lo juegan aprendan a competir, a luchar, lo que después se transfiere a los retos de la vida real.”

Luego intervino el maestro internacional Félix Villarreal, de la Asociación de Ajedrez de Baja California y vocal medallista de la Federación Nacional de Ajedrez. En su exposición recordó sus experiencias como campeón juvenil y representante de México en diversas competencias internacionales. Como instructor del juego ciencia afirmó que para tener éxito en la preparación de un competidor hay que considerar cinco factores básicos: el jugador, el maestro, el método de enseñanza, el medio en que se desenvuelve y el factor económico. Y en su opinión, el jugador constituye un 35% del proceso completo, el maestro sólo un 10%, el método otro 10%; el medio un 5% y el factor económico un 40%. Y aunque esto último pareciera algo exagerado, expuso una serie de argumentos muy bien fundamentados con lo que demostró la validez de sus conclusiones. Para ello hizo mención de la preparación y los éxitos de los grandes maestros mexicanos como Carlos Torre Repetto, Marcel Sisniega, Gilberto Hernández, José González, contrastándolos con las dificultades que él en lo personal tuvo en su carrera como ajedrecista. Remató su plática afirmando que no menos importante es que el niño debe aprender a ser honesto consigo mismo. 

Scroll to top