El Maestro Internacional Willy de Winter Gallegos, tiene 83 años. Como es tradicional, participa en el Campeonato Nacional Abierto de Ajedrez en la primera fuerza. Esta entrevista blitz se realizó al terminar la partida de la primera ronda, en la que perdió ante el maestro mexicano Israel Blanco. Actualmente, Willy es considerado el decano del ajedrez nacional. Profesionalmente, es traductor técnico perito en varios idiomas: inglés, alemán, francés, italiano, holandés español y algunos otros. En la conversación, concedida momentos después de haber sido derrotado, reconoce con hidalguía la superioridad de su contendor, relaciona el fracaso con la canción, Ella me engañó y se identifica con un peoncito de ajedrez que se esfuerza por coronar.

 ¿Qué es lo que más te agrada del ajedrez?     

Las damas. Para mí el ajedrez es una segunda vida porque cumplo con las expectativas, Se espera siempre lo bonito, pero a veces viene una derrota, para muchos es una dicotomía deliciosa.

¿Lo que más te desagrada?

La desesperación de perder, como me acaba de ocurrir, pero ni modo. Perdí con Israel Blanco, que es un jugador muy talentoso.  

¿Con qué pieza de identificas?

Con el peoncito que después de mucho esfuerzo, corona.

¿Por qué?

Es la recompensa del esfuerzo desplegado.

¿Qué relación hay entre tus anhelos personales y el ajedrez?

Bueno, En el ajedrez he encontrado muchos amigos en el ajedrez y he conocido a muchos campeones mundiales como Max Euwe, Garry Kasparov, Anatoly Karpov, Viswanathan Anand, desde luego, a Judith Polgar, y varios otros.

¿Qué apodo le pondrías a Magnus Carlsen?

Es el vikingo genial. ¿Con qué música relacionas la derrota? Con la canción Ella me engañó.

¿La victoria?

Con el Concierto para violín y orquesta, de Paganini.

¿Qué apertura elegirías ante Garry Kasparov?

La de siempre: Cf3

¿A qué gran maestro le ganaste tu primera partida?

Al campeón de Italia Giustolisi y al campeón de Francia Bouteville.

¿Si fueras presidente de la Fenamac, qué harías primero?

Buscar un buen sucesor.

¿Y qué es lo que nunca harías?

Mezclar la política con el juego.

¿Con qué mujer te gustaría jugar la partida inmortal?

Con la actriz Sofía Loren

¿Qué le sacrificarías?

Mi ímpetu masculino

¿Le jugarías a la ofensiva o a la defensiva?

Ofensiva total

¿Por qué?

Porque la conquistaría con mi amor

¿Cómo defines la intuición?

Como la quinta pata del gato.

¿La memoria?

Es buena, pero más lo es la creatividad

¿La inteligencia artificial?

Es impresionante

¿El error?

Es el horror del ajedrez; el drama del ajedrecista.

¿Cómo defines las combinaciones de ajedrez?

Ah, cada partida contiene una o varias combinaciones

¿Los sacrificios?

Como decía Miguel Tahl, los hay buenos y hay los míos.

¿El acto de rendirse?

Es el acto más furtivo que se debe olvidar lo más pronto posible.

¿La victoria?

Es una cerveza y es una mujer. En el ajedrez es para chuparse los dedos.

¿Quién crees que será el campeón de México en el año 2017?

Israel Blanco, porque juega muy bien y me ha dado una paliza. >

¿Cuál es tu lema personal?

¿Qué es la vida?, es el subtítulo de mi revista Ajolotl: una interrupción insípida del ajedrez.

¿Qué epitafio pondrías sobre la tumba de Garry Kasparov?

Aquí estoy de regreso; soy inmortal.

¿Sobre la de Carlos Torre?

Aquí yace un aljedrecista (es versión árabe de ajedrez)

¿Sobre la de Gilberto Hernández?

Aquí yace el eterno Niño prodigio del ajedrez de México.

¿Y sobre la tuya?

Trató de ser un mortal inmortal.

Scroll to top